Alquileres

EL DIARIO DIGITAL DE LA CIUDAD

Volverse protagonista de la vida

Escrito por Administrator.

 

 

Escrito por: Verónica Torón
Lic. en Psicología y Terapeuta Holística
www.legna.com.ar

Para toda la humanidad es evidente que el mundo está atravesando una profunda crisis, en general se la piensa como una enorme dificultad que hay que soportar hasta que pase, pero esta crisis mundial también es una enorme oportunidad individual. El reinado del positivismo y el materialismo está llegando a su fin, muchas personas están comprendiendo que el desarrollo de una vida va por otro lado, que no está relacionado con el tener. Pero también en este proceso de cambio que todos atravesamos se encuentran las conductas y creencias que hemos aprendido por décadas, de nuestra familia, de nuestros propios miedos, de nuestros amigos y entorno.

La felicidad, consecuencia intrínseca del desarrollo de nuestro ser interior, se encuentra olvidada en algún rincón, nadie habla de ella, nadie quiere pensar en ella. Muchas personas enfrentan un vacío interior que en general no pueden explicar, eso que alguna vez el doctor Frankl llamo  “vacío existencial”.  Observo en las personas que lo padecen dos tipos de reacciones: algunos se encuentran resignados a la realidad que los rodea sintiendo que es demasiado difícil cambiarla o peor teniendo miedo, mucho miedo de ese cambio deseado encontrándose casi paralizados en sus vidas.

Por otro lado están las personas que comienzan realizando actividades que las conecten con su mundo interior, que las armonicen, las sanen y descubren que el cambio que se necesita no es el de una pareja, un trabajo, etc. Es un cambio de pensamiento, de conciencia. Comienza a vislumbrar la profunda conexión que hay en todas las cosas, sanar el alma no solo genera tranquilidad interior sino también salud física, emocional, promueve mejores vínculos y también mejora nuestra economía porque nos empezamos a sentir merecedores de todo.

De esta forma gradual las personas pasan de ser víctimas de sus circunstancias a volverse protagonistas de sus vidas, este es el cambio profundo, que también implica un duelo con todas sus etapas porque desprenderse de las viejas formas de pensar es difícil pero también es verdad que no hay mayor felicidad que la del alma que puede expresarse libremente. Quiero aclarar que el alma no es la personalidad, el alma es nuestro verdadero ser, ese que siempre nos quiere guiar por el camino correcto y que solemos acallar una vez terminados los primeros años de la adolescencia, lo acallamos por las palabras de los demás, por las culpas, los miedos, dejamos de escucharnos de verdad y nos masificamos.

El duelo de volvernos protagonistas de nuestra vida también implica poder aceptar la incertidumbre casi permanente, es que la seguridad es una fantasía ya no hay nada verdaderamente seguro y eso debe volverse nuestra fortaleza porque nos permite la libertad de acción. Y la acción debe orientarse al desarrollo de nuestro ser, a poder simplemente ser cada día más fieles a nosotros mismos pero no como una conducta egoísta, por el contrario, al desarrollo de la espiritualidad, que no tiene que ver necesariamente con la religión, sino con la toma de consciencia de nuestro centro que siempre esta indefectiblemente en relación con el TODO, y entonces ahora somos capaces de dar de verdad, sin enojo, sin culpa, sin miedo, sin egoísmo.

Ahora nuestra alma toma el mando de nuestra vida y esta vida se vuelve más plena porque puede desarrollar su sentido. Este desarrollo es un deber y un derecho de todo ser humano pero está en nuestra propia elección y decisión llegar a su encuentro.No importa en qué situación nos encontremos, nuestra realidad puede cambiar si lo deseamos y nos ponemos en acción de búsqueda. Encontraremos ayuda desde la tradicional psicoterapia, en las terapias alternativas que trabajan los cambios de creencia y sanaciones energéticas. La vida es una búsqueda constante y un aprendizaje permanente, disfruta el camino!!!.

Escrito por: Verónica Torón
Lic. en Psicología y Terapeuta Holística
www.legna.com.ar